19.1.12

Estructuras utilizadas en la agricultura protegida en México

  • Los paquetes tecnológicos en invernaderos
INFORMACION
Las estructuras más utilizadas de la agricultura protegida de México son los invernaderos, malla
sombra, túneles altos y bajos. En una comunicación publicada en el marco de XIV Congreso de la Sociedad Mexicana de Ciencias Hortícolas se describen a las principales estructuras empleadas en la agricultura protegida en este país.

En la última edición del XVIII congreso de plasticultura celebrado en Almería del Comité Internacional de Plásticos para Agricultura, el CIPA, el Dr Ingeniero Agrónomo, Nicolás Castilla , explicó las opciones de paquetes tecnológicos para este tipo de estructuras utilizadas en la moderna horticultura intensiva.

La horticultura en México
Actualmente la superficie de agricultura protegida en México es mayor de 20.000 ha y en los últimos años ha presentado un crecimiento anual entre el 10 y 20%. Los invernaderos constituyen 44% y las mallas sombra un 51% de la superficie total y el resto corresponde a macro y micro túneles.
En 1980 se reportaron 300 hectáreas (ha) con este sistema de producción y en 2008
alrededor de 12 000 ha, Según un video reciente que lleva el título de “el último de invernaderos”, la cifra de hoy serían 27.000 hectáreas de invernaderos.

En la comunicación sobre las estructuras utilizadas en la agricultura en México de los autores del XV Congreso de la Sociedad Mexicana de Ciencias Hortícolas, Somech, se explica que en dependencia de las condiciones ambientales y la capacidad de inversión de los productores, los invernaderos pueden acondicionarse con sistemas de calefacción, extractores de aire y sistemas automatizados para riego y aplicación de fertilizantes. En el artículo hay informaciones de este tipo de construcciones realizadas durante estos años en México. Además de los aspectos ambientales de una región agrícola, dicen estos autores, el tipo de especie que se desea cultivar constituye un factor importante para decidir el empleo de invernaderos, malla sombra, macro túnel o micro túneles.


La horticultura  intensiva en México continúa creciendo
En México existen muchas regiones con condiciones naturales idóneas para el establecimiento de invernaderos, debido a ello la agricultura protegida se ha desarrollado en forma acelerada, ya que permite obtener productos de calidad tanto para mercado nacional como de exportación. Coloquialmente se dice, en México hay 50 climas. Por ello, el empleo de invernaderos y la agricultura protegida contribuyen ampliamente en la producción de alimentos y en el desarrollo de varias zonas agrícolas de México que cultivaban, frutas, hortalizas o flores, a campo abierto. Esta tendencia, ha creado durante los últimos años, la necesidad de usar diversos elementos, múltiples herramientas, materiales y estructuras en la protección de cultivos con la finalidad de obtener producciones de mejor calidad.

(1) Dr. Porfirio Juárez López,  Dr. Rubén Bugarín Montoya, Dra. Elia Cruz-Crespo, Dra. Cecilia Rocío Juárez Rosete,  Dr. Gelacio Alejo Santiago, Dr. Rosendo Balois Morales, M.C. Ana Luisa Sánchez-Monteón
(2)  Dr. Rogelio Castro Brindi
(1) Unidad Académica de Agricultura, Universidad Autónoma de Nayarit,
(2) Departamento de Fitotecnia, Universidad Autónoma Chaping

Los paquetes tecnológicos en invernaderos
En un artículo de febrero de hace dos años sobre el XVIII Congreso Internacional de los plásticos que se celebró en Almería, titulado “claves de la moderna plasticultura” recogí la parte  creo yo, de mayor interés, que fué la ponencia invitada de Nicolás Castilla. En el artículo que está en el enlace y que publicó la revista Horticultura están la mayoría de las informaciones relevantes de aquel congreso.

En cuanto a los paquetes tecnológicos que se utilizan para la construcción de invernaderos el Dr Nicolás Castilla establece una clasificación de las dos estrategias principales par­a la producción de hortalizas en invernadero.

La producción de hortalizas durante todo el año puede abordarse, básicamente, mediante dos estrategias: A).- producir en invernaderos de alta tecnología todo el año. B).- producir en dos o más ubicaciones, cuyas épocas de recolección se complementen en el año.

La alternativa A ha sido adoptada en el “agrosistema invernadero holandés”. Esa opción A sería económicamente inviable en condiciones mediterráneas. La alternativa B puede llevarse a cabo con distintos agrosistemas.

Por ejemplo, algunos productores holandeses coordinan sus suministros al mercado, produciendo en invernaderos sofisticados de vidrio en Holanda y en invernaderos mediterráneos en la costa sureste española, en los ciclos usuales en cada caso (Castilla y Hernández, 2007).

Algunos productores mediterráneos han optado, aunque la solución dista de ser óptima, por intercambiar la cubierta de lámina plástica de sus invernaderos por una cubierta de malla, cuando las condiciones climáticas lo requieren en pro de la calidad de la producción.

En el sur de España, la ausencia de producción hortícola procedente de invernadero de áreas litorales durante los meses de verano está siendo suplida por hortalizas procedentes de invernaderos de malla de las altiplanicies de comarcas del interior, cuya comercialización coordinada con los productos de áreas litorales está permitiendo a las agrupaciones de productores el suministro al mercado durante todo el año (Castilla y Montero, 2008).

En los últimos años, los altos costes de la mano de obra en algunos países europeos han favorecido que algunas de sus grandes empresas productoras desplacen aquellos cultivos más exigentes en mano de  obra al norte de África (donde esos costes son inferiores), si bien su comercialización se coordina con la de otras especies que se siguen cultivando en el país europeo de origen. Son varias los tipos de producciones hortícolas europea que están deslocalizadas.

Por otra parte, en los invernaderos y en los campos de otros países, por ejemplo en Estados Unidos, se han puesto en práctica otras opciones. En el caso de los norteamericanos, como expuso en el congreso el profesor Gene Giacomello de la Universidad de Arizona, hay una alternativa, la mencionada antes como A, de grandes “industrias hortícolas” que utilizan invernaderos de cristal con alta tecnología para producir tomates de gran calidad y a precios bajos que después se comercializan en las tiendas y supermercados plenamente “identificados” co­mo “greenhouses tomatoes”.

Tomatoes CanAgro
En una región con alta concentración de productores hortícolas, como es el caso del sureste español, puede que aparezcan otras variaciones del agrosistema denominado como alternativa B; se trata de planificar y organizar a agrupaciones de productores que comercialicen conjuntamente con calendarios de producción basados en las variantes que la “tecnificación de su infraestructura productiva” les permita para obtener unos resultados óptimos.

Es decir, los equipamientos tecnológicos de los productores no tienen porque ser iguales, sino que su empleo puede coordinarse. Algunos productores de tomates o pimientos, por ejemplo, cultivarían con mallas; otros con plástico sin calefacción, y otros grupos, con calefacción, abono carbónico, etc ”; por tanto, en función de su equipamiento, se  establece las planificaciones y calendarios, eligen,  especies y variedades, y de este modo logran también un suministro eficaz.

Se trata de que para cumplir con los acuerdos comerciales en la cadena de suministro se planifique la colaboración entre productores y que éstos logren con sus sistemas mixtos de producción los calendarios plainificados.  En estas agrupaciones de productores sus paquetes tecnológicos de invernadero serían distintos, en unos casos, desde simples cubiertas de mallas y en otros, invernaderos de plásticos con altos niveles de equipamiento y control del clima,  y en ambos, con sistemas de fertirrigación automática, cultivo integrado, y utilización de variedades de alto rendimiento. La coordinación entre sistemas productivos puede conseguir la regularidad de entregas a la cadena de suministro que la distribución alimentaria actual exige.

La estructura y los equipos de control.
El Dr Nicolás Castilla, llama “paquete tecnológico de invernadero” al conjunto de estructura y equipos de control que caracterizan un tipo de invernadero, y recoge en la presentación que realizó en el Congreso Internacional de Plásticos de Almería, sobre la inversión media necesaria en el sur de España para tres niveles de “paquetes tecnológicos de invernadero”. Sin incluir coste del suelo, sus valores oscilan entre 10,7 y 42,0 euros / m2.

El nivel 1 contempla el invernadero tipo parral con cubierta de baja pendiente y riego por goteo, con un nivel de inversión indicado como mínimo; el siguiente caso sería con un invernadero con mayor altura y pendiente, el riego por goteo y un apoyo de calefacción por aire; este caso, el 2, en Almería significa una inversión de 16,6 € por m2 y, por último, un nivel 3, de invernadero multitúnel, el goteo, calefacción por tuberías de agua caliente, ventilación forzada, nebulización de baja presión y pantalla térmica, la inversión en este caso llega a los 42 € m2.

Como contraste, de estos costes de los “paquetes tecnológicos de invernadero” en Marruecos, Grecia, España, Italia y Holanda (Castilla y Hernández, 2007), lo que ocurre es que las diversas estructuras y equipamientos no están en muchos casos estandarizados, y por ello, los datos expresados tienen un carácter orientativo. La inversión en los “paquetes tecnológicos del invernadero” son más económicos y del orden del 10% del coste del “paquete invernadero holandés” (de vidrio, tipo Venlo) totalmente equipado.

El Dr. Castilla cree necesario llegar a un compromiso entre las prestaciones agronómicas de cada “paquete tecnológico de invernadero” y su coste, a fin de producir con la calidad requerida a costes competitivos, lo que requiere soluciones distintas según las condiciones climáticas, técnicas y socio-económicas locales. En cada caso, deberá adoptarse un manejo adecuado para conseguir de cada paquete los mejores resultados potenciales, dijo en su presentación, en el congreso internacional de plasticultura, porque los mercados europeos de distribución de hortalizas son competitivos y están globalizados.

Informaciones relacionadas



Producción de tomates en invernadero





Publicar un comentario en la entrada
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...