29.6.12

Ultraproximidad para la venta de frutas y verduras (I)

  • ¿Conviene modernizar el canal de distribución minorista de estos alimentos?
INFORMACION
Para las compras de frutas y hortalizas el 47% de los españoles acuden a las tiendas tradicionales de alimentación o a las fruterías especializadas, un 45% van a los supermercados y solo el 8% acude a los hiper. El canal tradicional sigue siendo muy importante en la distribución de las frutas españolas que utilizan como proveedores al canal mayorista. Las frutas y hortalizas son alimentos que los consumidores los compran en tiendas de ultraproximidad.

Frutería tradicional en la rambla del Poble Nou, Barcelona
Los clientes, para comprar la fruta y hortaliza, visitan las tiendas un par de veces por semana, y según los estudios de consumo de los hogares, se llevan en estas dos ocasiones de compra unos 4 kilos en total.

En el gasto de la cesta de la compra de cada español el 10,4% (5,6 y 4,8) es fruta y hortaliza y este porcentaje solo lo supera la carne, 11,8%, les siguen el pescado 7%, charcutería, 6%. El valor total de estas compras de frutas y hortalizas de los españoles es de 7,4 mil millones de euros al año y  cada habitante  adquiere 130 kilos, 72 son de frutas y 63 de hortalizas. España, junto con Italia, es el pais europeo donde los productos frescos tienen mayor importancia en el gasto alimentario.

Los alimentos frescos, carnes, pescado y frutas y hortalizas representan más de ⅓ parte de la compra de los españoles en productos básicos, les siguen la alimentación seca, 22%; los refrigerados (charcutería, quesos, y congelados) 18% y después vienen las bebidas, 10%, perfumería y droguería.

Según Roberto Butragueño, de Nielsen, en el congreso de este año Aecoc, Valencia, la vuelta a lo básico es la principal respuesta de los consumidores ante las subidas de precios (o ante un estado de opinión de crisis económica) y el 83% recortan en los lujos.

¿Cómo se comportan actualmente los consumidores de alimentos en España?
  • reducen en los artículos (segmentos de gasto) que no son de primera necesidad. Buscan el ahorro. Hacen más visitas a las tiendas y compran un menor número de productos, se fijan más en los precios y casi nada en los lujos.
  • los productos frescos son esenciales
  • el canal tradicional para la venta (distribución) de frutas y hortalizas resiste frente al empuje de los otros modelos, llamados a veces la distribución moderna, los supermercados, diskounts, hipers, etc., que se esfuerzan un día tras otro en remodelar sus tipos de negocios de las tiendas para crecer. ¿El canal tradicional de venta de frutas y hortalizas resistirá el empuje de las cadenas de distribución organizada?
  • en cuanto a los compradores, los mayores de 60 años son los compradores de frutas y verduras que más crecen; los jóvenes y los niños quisieran encontrar en las tiendas formatos fáciles y divertidos. Por otro lado, los compradores mejor informados valoran la característica de “saludables” de estos alimentos, son gente que quiere cuidar “la línea”, buscan formatos prácticos y premian la innovación.
(según Nielsen en Aecoc)

Hay incertidumbre entre los productores de frutas y hortalizas de algunas regiones españolas ¿Qué hacer?
Entre los productores de frutas y hortalizas hay incertidumbres. En una presentación sobre “la escuela de consejeros cooperativos” organizada por la Fundación Cajamar, también en Valencia, se analizaba la situación de la cadena de valor agroalimentaria en el ámbito del cooperativismo. Creemos en el modelo, dijo E. Villaescusa, presidente de la Confederación de Cooperativas en esta comunidad autónoma española, “creemos en la economía social", añadió; sin embargo, también destacó que las dos mayores cooperativas agroalimentarias holandesas facturan lo mismo que las 4.000 cooperativas del mismo sector que hay en España. Hay que ganar dimensiónEmili Villaescusa apuesta por la innovación e integración cooperativa para sortear la crisis.

Formando Futuro
En España hay un millón de explotaciones agrarias, 30.000 empresas, 1.000 son de mediano tamaño. En 12 millones de metros cuadrados hay 20.000 tiendas minoristas y tan solo las 5 mayores cadenas de distribución venden más del 60% del total de alimentos. Los productores de alimentos españoles se enfrentan a un reto, ganar dimensión empresarial para hacer frente o cooperar en frente a la “concentración” de la demanda de las cadenas minoristas bien organizadas.
La alimentación y bebidas aportan el 7,6% del PIB español y emplean a 444.000 personas; esta aportación tan solo es superada por el turismo en la economía del pais.

Infografía de Alimarket sobre cuotas de mercado
 en la distribución organizada española
En España Mercadona es el lider las ventas (14.402 mill de euros), Carrefour (14.296),  Eroski (6.755), El Corte Inglés (4.830),  Auchan (4.684),  Lidl (2.400), Consum (1.584), Dinosol (1.494), Makro (1.332) y Ahorramás (1.264)
Las 10 mayores cadenas de distribución minorista solo en alimentos venden 17.000 millones de euros y las 3 mayores cooperativas agroalimentarias españolas, 3.400 millones de euros. El moderno cooperativismo y las formas de ganar dimensión entre los productores hortofrutícolas españoles habrá que buscarlo a través de innovar en las organizaciones, crear novedosas alianzas y otros modelos de negocio con estructuras de gestión organizadas con eficacia (…), decían los organizadores de la escuela de consejeros cooperativos de la Fundación Cajamar.

Las cadenas de distribución, también notan la crisis, y están en reñida competencia por los precios. El Corte Inglés, la gran tienda de los españoles, anuncia  “precios bajos” como estrategia para sus supermercados, dicen los anuncios de su marca y los consultores de mercadotecnia como Nielsen avisan de la tendencia.

Imagen publicitaria de una campaña pública
a favor del consumo de fruta de estación
Por su parte ¿los productores de frutas y hortalizas, se unen para vender o para juntar sus problemas? Lo mejor es que se unan para buscar soluciones, dijeron en la presentación del curso de Cajamar. El sector agroalimentario español exporta por valor de 30.000 millones de euros. La alimentación y la gastronomía, ahora también ocasionalmente el fútbol, son la gran imagen país de la marca España.

Las frutas y hortalizas suponen para la economía de los españoles una facturación de unos 15.000 millones de euros (cifras Fepex), el 33% de su producción final agraria, de los que casi 9.000 son exportaciones.

En los modelos de ventas de los canales minoristas tradicionales, ¿hay algo que hacer para su modernización? Los productores que pertenecen a una organización para la venta de sus  frutas y hortalizas se preguntan ¿cómo será mi cooperativa dentro de 10 años?

Lo que yo creo es que modernizar las fruterías tiene muchas oportunidades para el país que lidera en Europa el comercio de frutas y hortalizas. Para ello hacen falta políticos valientes que legislen sin complejos en este tipo de temas y a favor de los productores hortícolas y los valores de los consumidores. Creo que es posible mucha innovación creando nuevas y modernas organizaciones para distribuir frutas y hortalizas en ultraproximidad. Creo que estas actividades serían una oportunidad para los españoles.

Una visión personal
Cada vez que estoy en una tienda de venta de pan pienso en un amigo de Vilaseca, Tarragona, que desde hace mucho tiempo dice, “donde hay un enchufe, se puede instalar un horno, por tanto, una panadería, un negocio”. Tenía razón. El comercio minorista de los alimentos relacionados con la panadería ya no es lo que era. Han evolucionado muchísimo. Han innovado. La gente que vende pan renueva sin pausa sus modelos de negocio.

El pan, panecillos, las galletas, pastas, pasteles y pizzas tienen multitud de formatos, con ofertas "en cada esquina". Venden pan en cualquier sitio y en cualquier lugar. Los negocios relacionados con la venta de pan tienen tiendas modernas, o están vestidos con tradición, pero siempre limpios, higiénicos, luminosos y a veces hasta cómodos para tomar cafés, helados o un refresco. La compra de pan es diaria; a veces más de dos ocasiones al día. Las panaderías de hoy son comercios tradicionales de ultraproximidad. Actualmente las panaderías, en muchos países, son una parte del concepto “alimentación moderna” y de “fast & good”. En la agroalimentación española hay 30.000 empresas censadas y un tercio de ellas son panaderías.

Las fruterías también tienen clientes de compra diaria. También son tiendas de ultraproximidad. Sin embargo, ¿sus modelos de negocio, han cambiado lo suficiente para llamarles “distribución moderna”? Al contrario; a las fruterías las llaman modelo “tradicional”. ¿Están justificados los elogios a los detallistas especializados¿Conviene crear organizaciones para vender frutas y hortalizas en ultraproximidad?

Esta imagen de Bayer fue creada para representar la conveniencia de colaboración entre todos los integrantes de la cadena de suministro en las actividades económicas de las frutas y hortalizas

Informaciones relacionadas
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...