29.4.13

La industria de los cítricos españoles


INFORMACION
Luis Navarro presentó en la sesión inagural de XII International Citrus Congress, celebrado en Valencia en 2012, una charla sobre "The Spanish citrus industry"  y a continuación se transcribe el resumen

Los cítricos son el principal cultivo frutal del mundo, con una producción de unos 110 millones de toneladas. En España también es principal frutal, con una superficie de 330.000 ha y una producción de unos 6.3 millones de toneladas.

La citricultura, por su importancia económica, social y territorial, constituye la principal actividad productiva agraria española, particularmente de la Comunitat Valenciana y de extraordinaria importancia en Andalucía. Los españoles son el sexto productor del mundo y el primer exportador de fruta fresca. Desde España sus productores venden a otros países alrededor del 60% del total cosechado, con unos ingresos brutos de unos 2.400 millones de euros anuales. La Comunitat Valenciana, es la primera exportadora de cítricos a nivel nacional, con el 76,5% de las ventas en 2011 y un valor de 1.902,6 millones de euros.


En la actualidad España cuenta con cerca de 330,000 hectáreas de cítricos, con una producción media de 6,5 millones de toneladas / año, sus naranjas dulces representan el 48%, las mandarinas y limones 35% y 16%, aunque la tendencia en las nuevas plantaciones es la reducción de naranjas dulces y el aumento de mandarinas, de acuerdo con las preferencias de los consumidores.
España es el primer país exportador de fruta fresca y más del 50% de su producción se comercializa en el exterior

 Alrededor del 20% de la producción española se consume en el mercado doméstico también como fruta fresca, el 18% se procesa y el resto es desperdicio. Hay plantaciones de cítricos a lo largo de la costa mediterránea, en las provincias de Tarragona, Castellón, Valencia, Murcia, Almería y Málaga, en el valle del río Guadalquivir en las provincias de Córdoba y Sevilla y en la costa atlántica de la provincia de Huelva.

Dado que la industria de los cítricos españoles ha sido completamente renovada en los últimos 30 años con árboles provenientes de semilleros certificados y con variedades injertadas sobre plantas libres de enfermedades, los vectores de virus no plantean grandes dificultades. Hoy en día, el principal problema sanitario está causado por Alternaria alternata, que produce daños importantes en variedades de mandarinas como Fortune, por ello está siendo sustituida por otros cultivares.

Los cultivares han sido siempre un aspecto clave de la industria de los cítricos españoles debido a la necesidad de adaptar la producción a las exigencias del mercado internacional. La competitividad está aumentando dramáticamente en los mercados internacionales de cítricos y la supervivencia económica de esta industria es altamente dependiente de la disponibilidad de la innovación varietal con cultivares que satisfagan la creciente demanda del mercado de las frutas de mayor calidad.

Las principales variedades seleccionadas en España o importadas a través de la Estación de Cuarentena están disponibles para la propagación comercial. Sin embargo, actualmente hay una importante demanda de nuevos cultivares de maduración tardía para mandarinas sin semillas.

Recientemente dos cultivares triploides con estas características, "Garbí" y "Safor", han sido puestas a la venta y están siendo ampliamente aceptadas por los productores.

Sin significativas limitaciones técnicas, la industria de los cítricos españoles se enfrenta a  problemas nuevos. Los costes de producción son muy altos en comparación con los de los países competidores directos, principalmente debido a los altos costos laborales y también al pequeño tamaño de las plantaciones en áreas de cítricos tradicionales.

Por otro lado, la cantidad de frutas diferentes llegando a los mercados, los europeos de la UE principalmente, en algunos períodos es mayor que la demanda y los precios bajan, disminuyendo hasta desaparecer los beneficios de la productores. Para superar esta situación es muy importante aumentar las actividades de investigación y obtener nuevos tipos de fruta con mayor calidad y con menores costes..

Una “historia de la citricultura en España”
Los cítricos tienen una larga historia en España. Los “citronn” fueron introducidos por los romanos en el siglo V, naranjas agrias, limones, toronjas y por los árabes durante los siglos X y XI, las naranjas dulces por los comerciantes genoveses en el siglo XV y luego las variedades de mayor calidad por parte de los portugueses en el siglo XVI, la mandarinas durante el siglo XIX, y por último, los pomelos de EE.UU. en el siglo XX.

Inicialmente los cítricos se utilizan como plantas ornamentales y para fines medicinales, y después de la introducción de las naranjas dulces también para el consumo en fresco en escala muy local. Las plantaciones comerciales y las exportaciones de fruta fresca a otros países europeos países se inició a finales del siglo XVIII.

Naranjas amargas. Citrus Aurantium
La citricultura española y la sanidad vegetal
En el pasado, la industria de los cítricos españoles ha estado condicionada por las enfermedades. El problema más importante apareció por primera vez al final del siglo XIX, cuando enfermaron alrededor de 4.000 hectáreas de cítricos cultivados de naranja, limón, naranja, cidra portainjertos y amargo. Observaciones publicadas en 1892 indicaban que los árboles  morían por una enfermedad, mucho más tarde identificada como “pudrición radicular”.

En 10-15 años, todos los árboles de las plantaciones comerciales se murieron, excepto aquellos injertados sobre naranjo agrio, que es tolerante a este patógeno. Por consiguiente, todas las nuevas plantaciones se establecieron en patrones de naranja agria, que tiene un comportamiento hortícola excelente y es tolerante al estrés biótico y abiótico. De hecho la mayoría de los países productores de cítricos españoles siguieron el ejemplo y la naranja agria se convirtió en el patrón predominante de los cítricos a nivel mundial. Más tarde, esto creó un grave problema debido a su alta susceptibilidad a la decadencia inducida por el virus de la tristeza del Citrus (CTV).

En el período 1910-1930 los nuevos cultivares con mayor calidad fueron importados de diferentes países que los utilizaban en las nuevas plantaciones y también para cambiar los cultivares antiguos. La evidencia indica que muchos de los cultivares importados fueron afectadas por virus, incluyendo CTV y los viroides, que se extendieron por todo el país.

El primer brote de CTV en España se registró en 1957, y desde entonces se ha producido la muerte de más de 44 millones de árboles de naranjas dulces y mandarinas injertados en naranja agria. Al final de la década de 1960 la superficie total de cítricos fue de aproximadamente 210.000 ha y las exportaciones de cítricos fueron la principal fuente de divisas para el país. En estos años, el riesgo de un desastre socio-económico causado por la CTV era tan alta que el Gobierno estableció reglas muy severas para reducir las pérdidas producidas por el virus. El uso de la naranja agria se prohibió en las nuevas plantaciones y la  propagación de plantas en viveros de cítricos desde entonces está regulada con normas muy estrictas, y cuya consecuencia fué la reducción drástica en el número de viveros, de miles a nueve.

Investigaciones e indexajes tempranos ya indicaban que las enfermedades debidas a virus y similares a virus, virus-like, estaban presentes en todos los cultivares españoles. Psorosis, impietratura y concavidad gomosa producían importantes daños. La exocortis infectaba a todos los cultivares y, en consecuencia, el citrange Troyer, que es el mejor portainjerto tolerante a la tristeza bajo las condiciones de cultivo de España, no podía ser utilizado. Se estimó que además de tristeza, otras enfermedades a virus y virus-likes producían pérdidas estimadas en el 10-25% de la producción total.

A principios de la década de 1970 los patógenos transmisibles por injerto eran la mayor limitación al desarrollo y aún al mantenimiento de la industria cítrica española. Se hizo evidente que el control de las enfermedades a virus y virus-like requería el uso de cultivares libres de patógenos injertados en portainjertos tolerantes a la tristeza. Dado que todos los cultivares españoles estaban infectados, el primer paso fue recuperar plantas sanas de esos cultivares. El desarrollo del injerto de ápices in vitro (shoot-tip grafting, STG) para recuperar plantas sanas de cítricos permitió en 1975 establecer un programa con los objetivos de recuperar plantas libres de patógenos de todos los cultivares cultivados en España estableciendo un banco de germoplasma con plantas libres de patógenos y poniendo a disposición de los viveros material para injertar libre de patógenos, a través de un programa de certificación obligatorio. Más adelante, en 1983, se desarrolló un nuevo procedimiento cuarentenario basado en STG y la legislación se cambió para permitir la importación de material de injerto sano. Así, la introducción de genotipos con fines científicos y comerciales se incluyó como un objetivo adicional del programa.

Hoy día, el banco de germoplasma cuenta con más de 600 adhesiones,  protegidos en invernaderos de mallas insect proof, que son el material vegetal inicial utilizado por todos los viveros para producir plantas bajo el programa de certificación. Los viveros comenzaron a vender plantas certificadas  de este Programa en 1982 y hasta ahora han vendido cerca de 140 millones de plantas, que representa más del 97% de la industria de cítricos españoles.

Fertirrigación
El riego por goteo introducido en los años 80 permitió el cultivo en suelos montañosos y relativamente pobres, lo que permite una importante expansión de los cítricos a nuevas áreas. Después los horticultores automatizaron la fertirrigación, que junto con la disponibilidad de las plantas sanas y mejoras importantes de las prácticas culturales producen un aumento en los rendimientos y la calidad de la fruta. A la modernización de la producción, los citricultores españoles han adoptado prácticas de poscosecha eficaces.

Información relacionada
The Spanish citrus industry, presentación en la sesión inagural del XII International Citrus Congress, 2012 . PDF english language
Dr. Luis Navarro
President of the ISC
Chairman of the Organizing Committee of the ICC 2012
Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), Valencia Spain

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...