9.5.13

¿Hacia dónde va el consumo de fruta?

  • Análisis de los vectores de compra
DOCUMENTO
Además de como fuentes de nutrientes, las frutas y hortalizas han adquirido en los últimos años, y se prevé que continuarán haciéndolo en el futuro, un mayor protagonismo en la dieta cotidiana por sus efectos benéficos en la salud. A pesar de ello su consumo en España sigue estabilizado o tiende a disminuir en las principales especies producidas. Este hecho es todavía más preocupante dado que se da en la mayoría de los países desarrollados, con una mayor esperanza de vida y donde la calidad de vida en poblaciones adultas y de tercera edad es de interés creciente para todos los ciudadanos.


Analizados los vectores que rigen el consumo de fruta y conociendo cuales son las preferencias de los consumidores, el sector en su sentido amplio de “cadena de valor” deberá realizar, dice Ignasi Iglesias, autor del artículo "¿hacia dónde va el consumo de fruta? una intensa labor para ofertar fruta que se adapta a las mismos, en particular en lo referido a calidad (sabor, uniformidad de producto), a su mantenimiento en el tiempo, a la presentación, la facilidad de consumo y a su promoción. Los requerimientos de seguridad alimentaria y trazabilidad se han adaptado ampliamente por todo el sector productor.

Innovación varietal
El aspecto de la fruta no es el primer factor de compra. Una excelente presentación y aspecto visual de la fruta, si no va acompañada de la satisfacción del consumidor, principalmente del sabor, no constituye el factor de decisión en sucesivas compras.

Imagen FruitLogística. "Albaricoques coloreados" es una nueva familia de variedades  llena de color, desarrollada a través de métodos convencionales de hibridación con piel y pulpa que son diferentes de las variedades tradicionales
De las principales especies de fruta consumidas, por ejemplo, manzana, melocotón y nectarina, es dónde se ha dado un mayor progreso en términos de presentación/coloración de los frutos.  En el primer caso se dispone de todo el rango de colores (verde, amarillo, rojo, bicolor, rosa, etc.), mientras que en el segundo caso la tendencia es la obtención de variedades de coloración precoz e intensa al resultar más atractivas para los consumidores....

Cantidad de frutas y hortalizas consumidas por día (gramos) en los diferentes países de la UE. La línea roja indica la cantidad mínima recomendada por la OMS. Fuente Freshfel Europe


Las nuevas variedades obtenidas han permitido en todas las especies de fruta dulce diversificar la oferta, aportando variabilidad de colores, sabores y formas y ampliar calendarios de maduración, todo en beneficio del sector productor (Carbó y Iglesias, 2002; Iglesias et al., 2009; Iglesias, 2011).


La innovación varietal de las dos últimas décadas ha sido extraordinaria proporcionado para todas las especies frutícolas variedades de mejor calidad gustativa, con mejor aptitud a las manipulaciones y al transporte, más atractivas para el consumidor y en algunos casos más fáciles de consumir. Sin embargo, sin un manejo adecuado de las mismas en cuanto a las fechas óptimas de recolección y definición de mercados de destino, esta innovación -la varietal- no ha aportado, salvo excepciones, un mayor valor añadido a los productores ni se ha incrementado el consumo de fruta. En la opinión de HorticulturaBlog, en casi todos los casos las innovaciones varietales de los fruticultores son desconocidas por las fruterías y los consumidores.


Realizar esfuerzos para valorizar la fruta
Quedan pues enormes esfuerzos a realizar, asegura Iglesias en su documento, “¿hacia dónde va el consumo de fruta?”, por los diferentes eslabones de la “cadena de valor”, que deberán aunar esfuerzos y metas, priorizando como un único objetivo la satisfacción del consumidor. Para ello, y al igual que ha ocurrido en otros productos alimentarios, deberá ajustarse en lo posible la oferta a sus preferencias, huyendo de precios especulativos y visiones partidistas que al final casi siempre resultan en perjuicio del consumidor y provocan su desincentivación por el consumo de fruta.

Toda la “cadena de valor” debería tener bien presente, se dice al analizar los vectores de compra, que la finalidad de todas las actuaciones deberá ser la valorización de la fruta, que además de ser un alimento fuente de nutrientes, aporta interesantes características de funcionalidad con un efecto ampliamente demostrado en la salud y en el bienestar de los consumidores. Dicho de otro modo el sector en su sentido amplio, desde el productor al consumidor, “al vender fruta vende salud”; aspecto diferencial de otros productos alimentarios y que debería ponerse en valor con una eficiente estrategia de comunicación a la sociedad para incentivar su consumo.

El documento de 42 páginas, ¿Hacia dónde va el consumo de fruta? disponible a la demanda en la BIBLIOTECA de HORTICULTURA del Grupo THM y del portal poscosecha.com, analiza casi todos los vectores que rigen su compra. y desde el principio se resalta que la fruta, además de su importante valor nutricional (hidratos de carbono, fibra, lípidos, minerales, vitaminas, etc.), aporta en pequeñas cantidades diferentes compuestos con un valor nutracéutico o funcional destacable (debido a los contenidos de diversos compuestos antioxidantes como son los polifenoles, los carotenos a las vitaminas), directamente relacionados con la salud, aspecto que se expone ampliamente en este extenso artículo.

El autor aporta información sobre otros aspectos relacionados con el consumo de fruta, en particular los referidos a las tendencias de consumo, demandas del consumidor, atributos de la fruta como el sabor, su aspecto, o la facilidad de consumo, así como puntos de interés relacionados con la diversificación en los lineales de compra gracias a la innovación varietal.

El índice de los temas descritos en el documento ¿hacia adónde va el consumo de fruta?, es el siguiente:
- Vectores que rigen el consumo de fruta:
- ¿Qué demanda el consumidor?
- Consumo de fruta: tendencias
- Consumo de fruta: aspectos nutritivos
- Fruta y salud: aspectos funcionales
- Innovación varietal: comodidad de consumo
- Innovación varietal: aspecto y calidad gustativa

Las conclusiones de Iglesias se resalta que quedan enormes esfuerzos a realizar en la “cadena de suministro” de la fruta. En “toda la cadena de valor” debería estar presente que la finalidad de todas las actuaciones en la producción y comercio debería ser la valorización de la fruta. Los fruticultores y consumidores pueden participar del mensaje que vender o adquirir, según el caso, es participar en una alimentación saludables


Información relacionada
El artículo “¿Hacia dónde va el consumo de fruta? Análisis de los vectores que rigen su compra”, forma parte de contenidos divulgados en  unas jornadas del IRTA, denominadas Fruit Innovation y su autor es Ignasi Iglesias Castellarnau, investigador del IRTA, Lleida, España

Algunas de las imágenes son del artículo de Ignasi Iglesias, disponible a la demanda en la sección de Publicaciones

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...