27.1.14

Desarrollo rural y ciudad: retos y oportunidades

OPINION
Actualmente el mundo rural y el urbano pueden integrarse en el desarrollo de una sociedad moderna. ¿Cuáles son la claves? En mi opinión, hay que acelerar la cooperación entre el conocimiento y el mundo rural, para aplicar masivamente las últimas tecnologías sobre producción agropecuaria, procesos de poscosecha y la alta tecnología sobre el procesamiento de los alimentos. Además, estas acciones debieran producir una segmentación de la oferta lo más amplia posible para acompañarla con una distribución corta hacia los consumidores. La innovación agropecuaria, la creatividad de los cocineros en la hostelería moderna y de las profesiones interesadas en los conceptos de “ciudad verde” son aliados muy valiosos para el mundo rural  y para que éste contribuya a que las gentes urbanitas se sientan más felices.

La mecanización agraria fue determinante para liberar del campo la fuerza de trabajo. La Fima, cumple 50 años en España y durante el siglo pasado fué clave en este tipo de desarrollo de la actividad agroalimentaria que actualmente disfrutamos. Ahora esta feria acoge otro congreso, el IV, para reflexionar de nuevo sobre “campo y ciudad: un futuro en común”

¿Volver a subir a la montaña?
La moderna socioeconomía, fruto de la nueva relación entre el mundo rural con el urbano, seguramente ya no trata de volver a subir a la montaña, aunque el concepto pueda animar a muchos, sino en mi opinión de algo mucho mejor.

Francesc Reguant, sostenía en un artículo en El Periódico que “volveremos a subir a la montaña”: Creo que se refería a países que sufren una crisis socioecómica de caballo como la española y la catalana de los últimos 6 años y los que queden de la misma. Ante esta crisis, decía Reguant, la falta de expectativas o de oportunidades en otras áreas impulsa a mirar de nuevo hacia la agricultura.

Copenhague, Ciudad Verde, 2014
¿Qué podemos ver en el mundo rural actual? El mismo Reguant lo explicaba, así: las comunicaciones terrestres, principalmente carreteras, han acercado las áreas rurales a los centros metropolitanos. Eso ha facilitado la deslocalización de industrias y de nudos logísticos, con el consiguiente crecimiento de núcleos de población tradicionalmente rurales. A su vez ha impulsado el turismo rural y el asentamiento de segundas residencias. Por otra parte, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han dado otro paso en el acercamiento de las áreas rurales; el soporte telemático ha desvinculado muchas actividades profesionales de una localización geográfica concreta, pasando a primar aspectos meramente residenciales. En resumen, se está produciendo un fenómeno de periurbanización creciente de todo el territorio (este autor se refiere a Cataluña y por extensión quizás también a otras regiones españolas y otros países industrializados) con sinergias claras a favor del desarrollo agrorural. Efectivamente, el crecimiento de población y de rentas permite recuperar la demanda de productos de proximidad y dar sentido -vía cadenas cortas- a la producción agraria en áreas desfavorecidas.

El conocimiento de las altas tecnologías alimentarias
será de un gran valor para el desarrollo rural
Los congresos, ahora el IV, sobre desarrollo rural que se celebran en Zaragoza, en la Fima, puede que sean un marco de divulgación y sensibilización entre los agentes implicados en modernizar las socioeconomías rurales y para mejorar el entendimiento entre lo rural y lo urbano. “Ambas, la rural y la urbana, configuran una misma sociedad y deben integrarse más y mejor en las políticas de desarrollo que, en el marco de la Estrategia Europea 2020, afrontan un crecimiento inteligente, sostenible e integrador”, dicen los organizadores del congreso.

En mi opinión, debatir y divulgar sobre el conocimiento y las innovaciones de la transformación de los alimentos y del comercio moderno, debería hacerse continuamente y en todos los territorios con actividades rurales organizadas; analizar en cada entorno rural, al menos una vez al año sobre el cómo avanzar en todos los casos hacia una integración social y económica entre la sociedad rural y la urbanita que tanto se pregona.

Cuatro aspectos de los retos campo y ciudad, ¿hay respuestas?
El Congreso de Zaragoza  anuncia que analizará las posibilidades de ese futuro común a través de las experiencias y los nuevos retos tratados sobre campo y ciudad, en  cuatro bloques. Estos bloques los participantes querrán verlos con respuestas sobre estos temas
- "La nueva programación del Desarrollo Rural 2014-2020 y los retos del campo y la ciudad". En la sociedad española actual, ¿hay programas de desarrollo rural? ¿Cuáles son? Ojalá el congreso haga una declaración que enumere estos programas y sirvan para el bien social de los españoles.
- La mecanización agraria, la mejora de las condiciones del trabajo y definir ¿qué es una industria puntera?
- "La agricultura familiar” y su papel en la gestión del territorio, de la biodiversidad y de la cultura tradicional. El futuro, mayoritariamente urbano, amenaza a la cultura rural. Sin embargo, la conexión con la ciudad es fuente de nuevas oportunidades de trabajo y servicios para el medio rural. ¿Cómo promover la cooperación entre las organizaciones de productores agroalimentarios y los ciudadanos urbanitas interesados en el bien común?
-"Ocio, natura y cultura: agricultura en la ciudad". ¿Es cierto o no lo es que la agricultura urbana, el desarrollo perirubano con industrias hortícolas y otras de agroalimentación en general, ambas de de alta tecnología, las cadenas cortas y el comercio de proximidad son fenómenos emergentes, fuertemente interrelacionados, que ofrecen nuevas posibilidades de conectar campo y ciudad?

El futuro urbano es una amenaza o fortaleza para el mundo rural
La rural y la urbana, ambas, configuran una misma sociedad. ¿Un futuro mayoritariamente urbano amenaza la cultura rural? ¿Es verdad que la conexión con la ciudad es fuente de nuevas oportunidades de trabajo y de servicios para el medio rural?

Bienes y servicios tan imprescindibles como los alimentos, el agua, la energía, el paisaje o la biodiversidad están vinculados al mundo rural. ¿Es cierto que el mundo rural y urbano en las sociedades modernas pueden integrarse? En la mayoría de países, sus administraciones así se manifiestan. Sin embargo, ¿qué hace el legislador para que ocurra? ¿Los gobernantes redactan leyes para discriminar favorablemente modelos de desarrollo rural que contribuyan a favorecer la felicidad de los urbanitas en sus regiones más próximas?

La horticultura de alto rendimiento como opción
En países en vías de desarrollo la FAO propone y coordina programas que se ocupan en facilitar una horticultura periurbana. Por otra parte en la academia internacional de la “horticultura” también se interesan en mostrar cómo es el desarrollo socioeconómico en la industria hortícola moderna como puede verse en una publicación titulada “harvesting the sun” -cosechando al sol- editada por la ISHS.

En HorticulturaBlog mantenemos que la horticultura de alto rendimiento es otra interesante alternativa disponible para los anillos verdes de las grandes ciudades. Por mi parte creo que de igual forma como los políticos invierten dinero público en las ciudades para hacer polígonos industriales, parques de negocios les llaman ahora, también podrían planificar y facilitar inversiones en horticultura periurbana de alto rendimiento, en pequeñas industrias de IV, V y VI gamas; y en la diversificación de ofertas para acercarnos a la “ciudad verde”.

Los anillos verdes, retos en la periurbanización
En mi opinión, como lo fuera de Mariano Winograd, en sus propuestas de anillos verdes para la ciudad de Buenos Aires o México, el planteamiento para los casos de una horticultura de alto rendimiento e innovadora, tendría proyectos y programas de cultivos que deberían ser considerados como actividades sociales y de desarrollos económicos prioritarios, y por tanto positivos, por ello debieran tener una fuerte implicación de los administradores públicos que se sientan responsables del porvenir social en las relaciones del mundo rural con el urbano.

La autora Lourdes Viladomiu, profesora de economía aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona en varias de sus numerosas publicaciones cree que el cooperativismo es fundamental como forma de superar la limitada dimensión que caracteriza a la agricultura periurbana (y de sus comarcas más próximas) y la cooperación entre organizaciones próximas de productores, tiendas de alimentos, profesiones de la hostelería o jardinería. Todos estos agentes económicos debieran ser elementos cómplices y bien avenidos en una cadena de suministro con formas de comercialización de proximidad económicamente viables.

Ciudades sostenibles. La foto es de Estocolmo
Informaciones relacionadas
Volveremos a subir a la montaña, por Francesc Reguant
Congreso "desarrollo rural: campo y ciudad"
Un panorama de la horticultura actual, de HorticulturaBlog
Harvesting the sun, de la ISHS
La diversificación en la explotación agraria como estrategia alternativa de ajuste, por Lourdes Viladomiu
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...