20.1.14

El control biológico para cultivar los tomates españoles sigue creciendo

  • Los horticultores necesitarán saber más sobre sobre feromonas, atrayentes, trampas y control biológico
Una gran cantidad de tomate en Marruecos
también es de cultivos
 con gestión integrada de plagas
INFORMACION
Prácticamente este año se cultivarán más de 26.700 hectáreas de frutas y hortalizas españolas  con métodos de control biológico, según estimaciones de la Delegación Territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de Almería. Los mayores incrementos se dan en tomates y, en menor medida, al pimiento. En el resto de cultivos se mantendrá estable.

Con estas previsiones, en la horticultura de Almería, se considera que en buena parte de las explotaciones bajo plástico, en un mismo invernadero, se cultiva con una doble alternativa de producto (por ejemplo, pimiento-melón, tomate-sandía), se puede decir que la región los programas de control biológico alcanzan un 65% del total de las frutas y hortalizas cultivadas bajo plástico.

Según estas estimaciones, en la campaña 2013-2014, el tomate continuará con la ‘revolución biológica' emprendida hace unos años y superará las 8.800 hectáreas tratadas con estos métodos de cultivo. Ello supone un incremento del 20% en comparación con la pasada campaña.  Por su parte, el pimiento, podría crecer entre un 2% y un 3% (unas 250 hectáreas más), con lo que alcanzará las 8.100 hectáreas, es decir, el 95% de la superficie dedicada a esta hortaliza en la provincia.

En cuanto al resto de cultivos, con datos todavía provisionales, se prevé que, con pequeñas oscilaciones, se mantenga la misma superficie de cultivo con control biológico que en la campaña pasada: en berenjena, 1.200 hectáreas; en calabacín, unas 970; en judía, 140; en pepino, casi 2.800; en melón, casi 2.700; y en sandía, más de 2.000 hectáreas.

Menos gastos y más seguridad
Esta generalización del control biológico para luchar contra las plagas y enfermedades de las plantas, según destaca José Manuel Ortiz, en fhalmería,  "supondrá una considerable reducción de los tratamientos con productos fitosanitarios y, por tanto, un ahorro para el agricultor en los gastos de campaña” (evidentemente, el control biológico tiene sus costes), sin embargo es amigable con mensajes de “residuos cero” que atienden a los gustos de unos consumidores cada vez más exigentes con la calidad y la seguridad de los alimentos. Hay quiénes citan que esta reducción alcanza, en tomate, un ahorro para el productor del 55% en productos fitosanitarios.
Fuente: fhalmeria.com

Trampa para insectos
¿Una ley para obligar al control biológico de la plagas en algunos cultivos hortícolas en Andalucía?
La Junta de Andalucía publicará una ley para que el control biológico sea obligatorio. Parece ser que José Antonio Aliaga, el jefe del servicio de agricultura de la Junta de Andalucía, quiere aprovechar el temor de las productores ante las apariciones del virus denominado Nueva Delhi y proponerles una medida “estrella” con la obligatoriedad de implantar el control biológico de plagas en todos los cultivos de los invernaderos de Almería. Algunos piensan que como marchamo político y de marketing hacia los mercados, la propuesta podría ser válida, informa en su blog, José Antonio Arcos. Mientras tanto, la Junta de Andalucía publica una guía de prevención y buenas prácticas ante el virus Nueva Delhi, y los técnicos recuerdan que frente a las virosis, “los fitosanitarios no resuelven el problema, no hay soluciones simples, sino estrategias”.

Quimioesterilización
Saber más sobre feromonas, atrayentes, trampas y control biológico
A finales del año pasado en Murcia, España, se celebraron las III Jornadas Internacionales sobre sobre feromonas, atrayentes, trampas y control biológico con ponentes de Reino Unido, Japón, EEUU e Italia, dónde se explicaron las nuevas herramientas para la realización de estrategias de Gestión Integrada de Plagas (GIP)

El objetivo de jornadas de este tipo es transmitir a técnicos y agricultores la información necesaria sobre las nuevas herramientas existentes para la realización de estrategias de Gestión Integrada de Plagas (GIP). Estas estrategias incluyen los métodos de protección de cultivos químicos tradicionales y otros productos biológicos y tecnológicos, así como el empleo de prácticas culturales que minimicen los riesgos que significan la utilización de los productos fitosanitarios químicos para el medio ambiente, el consumidor y el agricultor. Este sistema GIP es de obligado cumplimiento para todos los agricultores en España a partir del 1 de enero de 2014, fecha de entrada en vigor del Real Decreto 1311/2012.

Informaciones relacionadas
El control biológico de plagas y enfermedades. Un encuadre crítico
Milagrosa Santos, Fernando Diánez, Miguel de Cara, Francisco Camacho y Julio César Tello
(Universidad de Almería. Grupo de investigación AGR 200) 2010; PDF de 12 páginas
El Ifapa impulsa ensayos de control de virus transmitidos por mosca blanca en cultivos hortícolas
Expansión del Control Biológico en el marco de la Producción Integrada en Almería
En Almería persiguen al Nueva Delhi


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...