16.7.14

Evaluación de la calidad y usos del compost como componente de sustratos, enmiendas y abonos orgánicos

  •  Compost, sustratos, biorresiduos, criterios de calidad, evaluación legal, evaluación agronómica, métodos de caracterización CEN, salinidad, autocompostaje
PUBLICACIONES
En el marco de la legislación del compost, los sustratos, las enmiendas y los abonos orgánicos, se valora la calidad del compost para sus diferentes usos posibles, desde la doble perspectiva legal y agronómica, en función de la naturaleza y origen de los biorresiduos de partida y del proceso de compostaje.

En la publicación “evaluación de la calidad y usos del compost como componente de sustratos, enmiendas y abonos orgánicos” de J. Ansorena, E. Batalla y D. Merino, pertenecientes al Laboratorio Agroambiental Fraisoro. Fraisoro Etxaldea, en el Pais Vasco y desde la perspectiva de la legislación medioambiental de fin de la condición de residuo, evalúan en este documento disponible a la demnada en la Biblioteca de Horticultura, el concepto legal de compost y sus implicaciones, tanto en compost industrial como en autocompostaje. Como consecuencia de las interacciones físicas, químicas y biológicas que pueden darse entre los componentes de una mezcla, se destaca la importancia de caracterizar las mezclas en las que interviene el compost.

Una pila de compost en Turbas G.F de Idiazabal, Guiúzkoa, Pais Vasco
En este documento de 75 páginas, se describen los métodos oficiales de la Unión Europea para la caracterización de sustratos y enmiendas, con sus correspondientes limitaciones y oportunidades para la interpretación de los resultados analíticos. Se proponen unos criterios de interpretación de los análisis de sustratos y enmiendas por dichos métodos, que son especialmente relevantes cuando el compost es uno de los componentes de la mezcla. Por otra parte, en el artículo de Ansorena et al, también, se analizan las posibles aplicaciones del compost en el sector profesional de sustratos, enmiendas y abonos orgánicos, destacándose las limitaciones que presenta su empleo como componente de sustratos (por la elevada salinidad del compost de biorresiduos) y como abono orgánico (por la baja disponibilidad de nitrógeno).

Planta de biorresiduos en el Pais Vasco
Compost y biorresiduos
Con la reciente implantación de sistemas avanzados de recogida selectiva de biorresiduos en entornos urbanos de alta densidad, tanto puerta a puerta como en contenedores inteligentes (Ansorena et al., 2011) y la promoción del autocompostaje (doméstico y comunitario), emerge un nuevo tipo de compost, obtenido a partir de residuos de alimentos de elevada pureza. Las propiedades del compost, que condicionan en gran medida sus posibles aplicaciones, dependen tanto de los materiales de partida como del proceso de compostaje. Esta dependencia es particularmente importante en el caso del compost de biorresiduos, que puede obtenerse a partir de distintas corrientes de residuos de diversa naturaleza y origen (de parques y jardines, de restos de alimentos, domiciliarios, comerciales, etc.) y por diferentes procesos (industrial o autocompostaje).
En consecuencia, en esta publicación los autores adoptan el compost de biorresiduos como referencia en la evaluación de la calidad del compost para cada aplicación particular, lo que puede acometerse tanto desde un punto de vista legal como agronómico.

El objetivo del documento disponible a la demanda en la Biblioteca de Horticultura es analizar el marco legal y los métodos de caracterización para la evaluación de la calidad y usos del compost, con sus respectivas limitaciones, así como las propiedades del compost de biorresiduos que condicionan sus posibles usos como componente de sustratos, enmiendas y abonos orgánicos. Para ello, se ha procedido a realizar una revisión bibliográfica, que ha sido actualizada a fecha de julio de 2014, incorporando las aportaciones de las XI Jornadas del Grupo de Sustratos de la SECH, celebradas en la Escuela Agraria de Fraisoro en Zizurkil en junio de 2014.

Aplicación de mezcla de arena, tierra y compost de residuos de alimentos en jardinería urbana
Estado del jardín a los 3 meses de la siembra
Concepto Compost
Agronómica: material sólido particulado, que ha sido higienizado y estabilizado por un proceso de tratamiento biológico, del que la última etapa es una etapa de compostaje aeróbico. El compostaje es un proceso de descomposición controlada de materiales biodegradables bajo condiciones dirigidas, que son predominantemente aerobias y que permiten el desarrollo de temperaturas adecuadas para las bacterias termofílicas, como resultado del calor producido biológicamente (European Commission and Joint Research Centre, 2014).
Legal, que a su vez comprende definiciones distintas, dependiendo del documento legal considerado: enmienda orgánica obtenida a partir del tratamiento biológico aerobio y termófilo de residuos biodegradables recogidos separadamente; producto higienizado y estabilizado, obtenido mediante descomposición biológica aeróbica (incluyendo fase termofílica), bajo condiciones controladas, de materiales orgánicos biodegradables.

Al margen de la discutible tipificación del compost como enmienda orgánica y no como fertilizante orgánico: ¿puede considerarse como compost el material resultante del tratamiento biológico aerobio y termófilo, durante un corto periodo de tiempo, de los biorresiduos recogidos separadamente, sin una posterior fase de maduración? ¿Debe gestionarse dicho material como un producto, subproducto o residuo?

Del mismo modo, se da la paradoja de que el material inmaduro procedente de los citados equipos de compostaje in situ, o de plantas de compostaje industrial, que operan con tiempos de residencia inferiores a los requeridos para obtener un compost estable, sería un compost (según la Ley 22/2011), pero no comercializable (según los reales decretos 865/2010 y 506/2013). Así quedó patente tras el debate sobre el marco legal del compost, en la Mesa Redonda que siguió a las correspondientes presentaciones de las XI Jornadas de Sustratos de la SECH, junio, 2014

En este confuso marco legal, se adopta el concepto de compost definido en el Real Decreto 506/2013 sobre fertilizantes, ya que incluye las condiciones esenciales de higienización, estabilización y recogida selectiva, independientemente de que pueda usarse además como enmienda o sustrato de cultivo.

Esta publicación hace referencia a estos Criterios de calidad: tipos de compost de bioresiduos, influencia del proceso de compostaje, calidad del compost en autocompostaje, la evaluación legal, la evaluación agronómica: propiedades físicas, químicas y biológicas.

Las aplicaciones del compost: sustratos o soportes de cultivo: jardinería, mejoras de suelos, cultivos de plantas en macetas, ... enmiendas orgánicas, abonos orgánicos y recuperación de suelos degradados

Por otra parte, los autores explican el compost como sustrato y la salinidad del compost; y, el compost como enmienda o abono orgánico: la jardinería urbana, la de instalaciones deportivas y las restauraciones paisajísticas.

Enmienda de suelos con compost de residuos verdes en calles de lo que será un comapo de golf
Construcción de calles y green's de un campo de golf con residuos verdes
Conclusiones
De la publicación de Ansorena et al, se deduce que la composición y las propiedades del compost de biorresiduos puede variar ampliamente entre diferentes regiones (e incluso, dentro de una misma región, o entre distintas partidas de un mismo compost comercial), en función de diversas variables: autocompostaje o compostaje industrial, proporción de residuos de cocina y de jardín compostados, control y duración del proceso, etc. Por lo tanto, también variarán las posibles aplicaciones del compost como sustrato, enmienda o abono orgánico, así como las dosis de empleo, por lo que es esencial establecer un mínimo control de calidad del compost.

En este sentido, el cumplimiento de los requisitos legales para la comercialización del compost, centrado en parámetros como las concentraciones de metales pesados y la carga bacteriológica, resulta muy limitado para conocer su composición y, en consecuencia, sus propiedades y aplicaciones prácticas. En los marcos legales se ponen de manifiesto las importantes carencias y contradicciones que presenta, en lo relativo a las condiciones de la recogida de biorresiduos (selectiva o en masa), estabilidad y madurez del compost, condiciones de higienización, contenido en metales pesados y fin de la condición de residuo.

El proceso de unificación de los métodos de caracterización llevado a cabo por el Comité Europeo de Normalización se ha trasladado satisfactoriamente a la legislación de los países europeos. Lamentablemente, dichos métodos no se han implantado en la mayoría de laboratorios del Estado español con fines de investigación y asistencia técnica en el ámbito agronómico, por lo que la interpretación de la información disponible y su comparación con los resultados obtenidos por diferentes métodos y expresada en distintas unidades resulta muy limitada. En consecuencia, "debería afrontarse un proceso entre las diferentes entidades e instituciones implicadas, que permita alcanzar un consenso para el empleo de los métodos de caracterización CEN, tanto en el ámbito legal como en el agronómico", se dice en el documento, "Evaluación de la calidad y usos del compost como componente de sustratos, enmiendas y abonos orgánicos"

Javier Ansorena en el Laboratorio de Fraisoro
durante las XI Jornadas de Sustratos de la SECH
En las XI Jornadas, el Grupo de Sustratos de la SECH acordó iniciar dicho proceso que, además de la calibración de los diferentes métodos empleados, permitirá obtener un mayor conocimiento de las propiedades fisicoquímicas del compost y de otros materiales de diversos orígenes empleados como componentes de sustratos, enmiendas y abonos orgánicos, ya que se determinará su composición y la distribución de sus elementos constituyentes, en distintas formas de disponibilidad.

En cuanto a la tipificación del compost como abono, enmienda o componente de sustratos, y al cálculo de las dosis óptimas de aplicación, resulta más adecuado el empleo de criterios agronómicos que el uso de los parámetros legales habitualmente utilizados para medir la calidad del compost industrial, basado en la determinación de los contenidos totales. (..) Pero desde el punto de vista agronómico, la salinidad del compost, determinada a través de su contenido en sales solubles, es el parámetro crítico que permite optimizar su empleo como componente de sustratos.

En este sentido, el compost de biorresiduos de jardín puede emplearse como componente de sustratos, sin más restricciones que sus propiedades físicas (especialmente su reducida capacidad de retención de agua), que pueden optimizarse ajustando su granulometría y proporción en la mezcla. Sin embargo, el compost producido a partir de residuos de alimentos, sea en autocompostaje o en compostaje industrial, por su elevado contenido en nutrientes es asimilable a un estiércol, tanto desde el punto de vista legal como agronómico. Y su alta concentración de sales solubles limita su uso como componente de sustratos a la jardinería doméstica, especialmente para el compost de biorresiduos de alimentos crudos y cocinados de origen vegetal y animal, ya que a su elevada salinidad se une el riesgo potencial de sodicidad.

En consecuencia, las posibles aplicaciones del compost producido a partir de residuos de alimentos en el sector profesional de abonos y enmiendas orgánicas se enfrentan a la difícil competencia con otros residuos orgánicos producidos en cantidades muy superiores, como los estiércoles animales y, en su caso, los lodos de depuradora (Lekuona et al., 2002).    (..) Descartado el empleo del compost en la producción industrial de sustratos, sus áreas de aplicación se limitan prácticamente a la jardinería, el paisajismo y la recuperación de suelos degradados. Con la limitación de la baja disponibilidad del nitrógeno del compost y de que, por su elevado potencial de salinidad y sodicidad, incumple las especificaciones y normas técnicas aplicables en las áreas de la fruticultura, la jardinería y el paisajismo.

Información relacionada
Evaluación de la calidad y usos del compost como componente de sustratos, enmiendas y abonos orgánicos

Autores
Javier  Ansorena, Eugenio Batalla y Domingo Merino
Laboratorio Agroambiental Fraisoro. Fraisoro Etxaldea; 20159 Zizurkil, Gipuzkoa, Pais Vasco

La Biblioteca de Horticultura, es una iniciativa del Grupo THM y de los portales Poscosecha.com y Posharvest.biz

Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...