3.11.15

La micorrización de hortalizas puede ser rentable

  • Rabanito, lechuga, tomate, puerro se benefician de esta práctica
Un claro ejemplo del efecto de las micorrizas sobre las raíces
de las plnatas, en una imagen de una "guia de jardinería"
TECNOLOGIA
El objetivo de la micorrización de diversas hortalizas difiere con la estación del año. En ensayos realizados en Francia por la Estación Experimental  de la Bretaña del Sur, en invierno se trata de  mejorar la nutrición y el estado sanitario de las hortalizas. En verano,  el objetivo es mejorar la absorción de agua y, al igual que antes, gracias a la competencia entre  hongos, proteger a los cultivos de patógenos.

Una nota de la revista francesa Reussir F&L, de octubre 2015, explica que los ensayos mostraron que para ciertas hortalizas, como el melón o la judía verde, la micorrización no tiene interés e inclusive puede tener un efecto depresivo que se manifiesta en la calidad gustativa o la presencia de pulgones.

En rabanito sí se obtienen resultados positivos en el rendimiento con la micorrización del suelo o del sustrato del cultivo precedente; en las  lechugas tipo batavias aporta una ganancia en calibre cuando la micorrización se realiza precozmente, explica el responsable de la Estación Experimental, Maët Le Lan.

Sin embargo, los mejores resultados se obtienen en cultivos prolongados. Ensayos realizados en tomate con diferentes variedades mostraron una mejora de los calibres en uno de los años de ensayo y de la precocidad en otro.

En puerro, la micorrización de las semillas aumentó el calibre en vivero en un 10% o más. También mejora el rendimiento y la precocidad, tanto en siembra directa como trasplante.
Los estudios económicos realizados en puerro y tomate les llevan a concluir que la micorrización es rentable.

También se constató la presencia de micorrizas en plantas de puerro que no habían sido inoculadas, por lo que en la actualidad hay ensayos en curso sobre la posibilidad de micorrizar en el  transcurso de la rotación y no específicamente  en cada cultivo.

El promotor de enraizamiento y crecimiento, MYC 4000
En España para la micorrización en horticultura se utiliza el producto MYC 4000, que tiene un estupendo efecto promotor del enraizamiento y crecimiento. Las esporas de MYC 4000 germinan y envían una serie de mensajes químicos a la planta. La planta detecta la presencia de la espora y promueve la búsqueda del apresorio, produciéndose una estimulación del crecimiento radicular y vegetativo.

Las ventajas en la utilización del MYC 4000, Glomus Intrarradices, son éstas:
- aumento de 100 por 1000 veces más de volumen explorado por las raíces
- ahorro en fertilización gracias  ala mayor asimilación de nutrientes bloqueados, especialmente el fósforo (de 3 a 5 veces)
- resistencia a hongos patógenos de suelo, sobre todo los vasculares y vectores de virus
- supervivencia en presencia de nemátodos y condiciones de salinidad, sequía y metales pesados

Informaciones relacionadas
Reussir, Fruit & Légumes
Massó Agro Department
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...