7.3.16

Mayor producción en plantas injertadas de pimiento

  • Estudio preliminar del comportamiento de distintos portainjertos de  pimiento frente a estrés hídrico 
Autores
A. Gálvez, J. López‐Marín    Departamento de Hortofruticultura, Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo  Agrario y Alimentario (IMIDA), La Alberca, Murcia.

         A nivel mundial, el pimiento, junto con el tomate, es el cultivo que más superficie  ocupa dentro de las especies que se realizan en cultivo protegido. En la zona del  campo de Cartagena y sur de Alicante, el cultivo se realiza desde diciembre hasta  agosto, centrándose la producción desde mayo a agosto, en donde se dan altas  temperaturas y radiaciones en el interior de los invernaderos, por lo que el cultivo  tiene una gran  demanda de agua. Por ello se planteó, el estudiar la respuesta de  plantas de pimiento a estrés hídrico de la variedad Herminio, injertada sobre tres  portainjertos  comerciales.


El  objetivo  del  trabajo  fue  comprobar  si  los  patrones  portadores de gen resistencia a Meloidogyne incognita, en condiciones de estrés  hídrico ofrecían resistencia a sequía y en qué medida. Las plantas de pimiento de la  variedad  Herminio  fueron  injertadas  sobre  los  portainjertos,  Atlante,  Terrano  y  Creonte,  utilizándose la variedad sin injertar como testigo. Se analizaron parámetros  agronómicos, como producción y calidad de la producción. Las plantas injertadas  ofrecieron mayor producción que las no injertadas, pero éstas últimas mostraron una  mejor capacidad de desarrollo vegetativo en condiciones climáticas del Campo de  Cartagena. Así mismo, no se observaron diferencias importantes en los parámetros  estudiados en el análisis cualitativo de la producción.

La problemática fitosanitaria que limita la realización del cultivo del pimiento en la comarca del Campo de Cartagena se fundamenta especialmente en la presencia de parásitos del suelo que actúan a nivel del sistema radicular impidiendo el crecimiento normal de la planta y terminando por destruirla. Estos parásitos son nematodos y hongos del suelo; en cuanto a nematodos, las principales especies que afectan al pimiento pertenecen al género Meloydogine, y son M. incognita y M. arenaria, y en muchísima menor proporción M javanica . Con relación a los hongos telúricos, el agente responsable de la “seca” o muerte de plantas de pimiento es Phythophthora capsici . Las enfermedades causadas por ambos se han radicado en la zona constituyendo endemismos propios, por lo que es necesario combatirlos anualmente para controlarlos y permitir que las plantas cumplan su ciclo productivo completo.

En la actualidad existen diversas alternativas que son utilizadas en mayor o menor medida en la Región de Murcia, aunque todas aquellas en las que intervienen materias activas químicas de origen de síntesis están siendo revisadas continuamente debido a la gran preocupación existente con relación a la sanidad alimentaria de los productos hortícolas y al logro de la sostenibilidad de los ecosistemas dedicados a los cultivos hortícolas. Las  alternativas principales son: biofumigación, inyección de 1,3 dicloropropeno + cloropicrina, injerto y desinfección por aplicación de calor; existe también la desinfección con aplicación de productos ecológicos.

El injerto en los pimientos
En el caso de los pimientos en el Campo de Cartagena, aproximadamente, puede calcularse en más del medio millón las plantas injertadas las que ya se utilizan en esta región de Murcia, España, en varias cooperativas de la zona.

La combinación se hace utilizando como patrón siempre especies del género Capsicum, ya que es exclusivamente compatible sobre pimiento. Los patrones comerciales que actualmente se encuentran en el mercado son Atlante, de Ramiro Arnedo y  más utilizado; Creonte, de Ruiter Seeds, y ambos dotados de gen Me 7 de resistencia a M incognita y P capsici; Terrano, de Syngenta Seeds, con gen Me 1 de resistencia, también, a M incognita y P capsici; etc; explican en el artículo "el cultivo del pimiento  en el Campo de Cartagena", publicado por Josefa López-Marín,  Jose Luís Angosto y  Alberto González; en la Biblioteca de Horticultura.

Actualmente los resultados obtenidos son a veces dispares, habiendo variabilidad en los resultados obtenidos, siendo además un gran inconveniente el elevado precio de la planta de pimiento injertada, de unos 0,60 €/planta.
         
Un ejemplo de la forma práctica de hacer el injerto podría ser la siguiente:
- el patrón se corta al llegar su crecimiento a la cruz entre la tercera y cuarta hoja.
- se hace una hendidura en la cabeza cortada del patrón hasta una profundidad de 1,5 cm.
- la variedad se corta en vértice (1,5 cm de longitud) y se introduce en la hendidura hecha en el patrón.
- la parte de unión del injerto se unen con una pieza de plástico.

Informaciones relacionadas
A. Gálvez, J. López‐Marín    Departamento de Hortofruticultura, Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo  Agrario y Alimentario (IMIDA), La Alberca, Murcia.
XIV Congreso Nacional de Ciencias Hortícolas; Orihuela, España, junio de 2015

El cultivo del pimiento en el Campo de Cartagena, publicado por Josefa López-Marínhttp://publicaciones.poscosecha.com/es/19_lopez-marin-josefa,  Jose Luís Angosto y  Alberto González. Disponible a la demanda en la Biblioteca de Horticultura
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...