12.7.16

La biosolarización en alcachofa

  • Efectividad de la biosolarización en el cultivo de alcachofa
I+D+i
Evaluación de la biosolarización para el control de enfermedades del  suelo de cultivos de alcachofa. Por, M.M. Guerrero1, C.M. Lacasa1, V. Martínez1, B. Ramírez2, A. Lacasa1    1Biotecnología y Protección de Cultivos, IMIDA,  La Alberca, Murcia, España;  2S.A.T. Nº 9890 OLÉ. San Bartolomé, Orihuela, Alicante

Imagen de la Junta de Andalucía, España
Con  la  intensificación  del  cultivo  de  la  alcachofa  (Cynara  cardunculus  L.)  en  las  comarcas costeras  del  Levante  y  Sureste  peninsulares  se  viene  observando  una  progresiva reducción de los rendimientos de cosecha. A las marras de plantación,  variables en proporción con la fecha de plantación y con las condiciones del año, se  adiciona la pérdida de plantas a lo largo del ciclo de cultivo por los efectos de los  patógenos del suelo (Verticillium dahliae y Rhizoctonia solani son los principales) o los  efectos de la fatiga no patológica del suelo (traducida en reducción del desarrollo de  las plantas y en mermas en la cantidad y calidad de cosecha) o la aparición de  patógenos emergentes como los nematodos del género Meloidogyne.

Con objeto de  paliar  los  efectos  de  la  fatiga  y  para  reducir  la  incidencia  y  repercusión  de  los patógenos edáficos, se ha evaluado la biosolarización (solarización con enmienda  orgánica) con estiércol fresco de ovino (4 kg m‐2) en una parcela en la que se habían  realizado varios cultivos de alcachofa en los últimos años y se tenían antecedentes de  pérdidas de plantas por hongos del suelo.

En el ensayo realizado por los autores indicados en esta información, la biosolarización se inició a finales de julio,  se enterró la enmienda se colocaron las mangueras de riego y se cubrió el suelo con plástico de PE transparente en bandas de 2,5 m de ancho. Se humedeció el suelo y se  mantuvo el plástico durante 4 semanas. La biosolarización se comparó con el suelo no  tratado  con  4 repeticiones.

A  finales  de  agosto  se  plantaron  zuecas  exentas  de  Verticillium. A lo largo del cultivo se midieron: marras o plantas no brotadas o muertas  inmediatamente después de brotar, incidencia de Verticillium y de Rhizoctonia, estado  vegetativo cada 2 semanas y la producción.

La biosolarización redujo las marras, pese  a que las zuecas eran portadoras de Rhizoctonia, redujo casi totalmente la incidencia  de Verticillium y en cerca del 30% la incidencia de Rhizoctonia, aumentó en más de un  tercio  el  desarrollo  vegetativo  de  las  plantas  y  casi  duplicó  la  producción.  Estos  resultados  preliminares  sugieren  continuar  la  evaluación  de  esta  forma  de  desinfección del suelo en otras condiciones y con enmiendas que puedan mejorar la  eficacia.


Informaciones relacionadas
Evaluación de la biosolarización para el control de enfermedades del  suelo de cultivos de alcachofa. Por, M.M. Guerrero1, C.M. Lacasa1, V. Martínez1, B. Ramírez2, A. Lacasa1    1Biotecnología y Protección de Cultivos, IMIDA,  La Alberca, Murcia, España;  2S.A.T. Nº 9890 OLÉ. San Bartolomé, Orihuela, Alicante
XIV Congreso Nacional de Ciencias Hortícolas; Orihuela, España, junio de 2015

Biosolarización, técnica para el control de patóghenos del suelo en invernadero; del Sagarpa
Biosolarización de suelos y manejo agronómico
Plantas biocidas de Intersemillas
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...