1.5.17

Las cubiertas plásticas en vides permiten aumentar las produccciones de uvas en Chile

I+D+i
Un proyecto del INIA en Chile con la exportadora Subsole se encuentra evaluando el comportamiento de las vides bajo cubiertas plásticas, lo que permite modificar el microclima del cultivo. Esta tecnología modificaría  la intensidad de la radiación solar, temperatura, humedad relativa y el viento, de tal forma que se podría adaptar este cultivo en las regiones del Maule y Bío Bío en las próximas temporadas.

Chile destaca como país exportador de frutas frescas de contra estación, siendo el primer exportador a nivel mundial de uva de mesa, según cifras entregadas por la Oficina de Estudios y Técnicas Agrarias, Odepa. Sin embargo, países del hemisferio sur como Perú, Brasil y Sudáfrica han aumentado la oferta de uva para el mercado internacional, lo que sumado a las dificultades para el manejo que representa el cambio climático, obliga a que Chile aumente su competitividad de forma importante para mantener el liderazgo.


En este sentido, informa Federico Bierwirth, periodista INIA La Platina, uno de los mayores desafíos de la industria de la uva de mesa es abrir nuevas áreas productivas o fortalecer la posición hacia zonas de mayor seguridad hídrica, que permitan asegurar una producción adecuada a las demandas de mercados internacionales. Por esa razón, el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), en conjunto con la empresa Subsole, está llevando a cabo el proyecto “Aumento de la productividad, calidad y eficiencia del uso del agua en uva de mesa mediante la implementación de cubiertas plásticas y la ampliación de la frontera geográfica de la producción de uva hacia la VII región de Chile”, el cual es  co-financiado  por Corfo, a través de la Ley  de Incentivo Tributario para La Inversión Privada en Investigación y Desarrollo (Ley 20.241), y Subsole.


Si esta nueva tecnología logra buenos resultados, se podría  ampliar la frontera de producción hacia zonas más al sur, como Maule y  Bío Bío lo que sin duda daría nuevas y grandes posibilidades a la industria nacional, considerando que en esas zonas existe mayor disponibilidad de recursos hídricos.

El coordinador del Programa Nacional de Hortofruticultura, Gabriel Sellés, profundiza en los principales focos de acción del proyecto: el proyecto desarrolla tres líneas de investigación principales, en dos variedades de uva de mesa: Thompson seedlees y Timco. La primera línea se enfoca en determinar los cambios en las condiciones microclimáticas que produce el uso de cubiertas plásticas en relación a parrones que permanecen al aire libre. Hasta el momento hemos observado que se produce un ligero aumento de las temperaturas y la humedad relativa bajo el plástico, sobre todo en primavera. Este fenómeno, ha provocado que bajo las cubiertas plásticas los episodios de heladas primaverales sean menos severos.

La segunda línea de investigación del proyecto analiza como las variaciones microclimáticas influyen sobre el crecimiento y fisiología del cultivo, destacando los efectos en los estados fenológicos. Respecto a esto, se ha observado que en estadios fenológicos tempranos se observa un marcado adelanto en el crecimiento de la vid. Del mismo modo, estas variaciones microclimáticas pueden influir en la fisiología, calidad y postcosecha de la vid, aspectos considerados dentro del proyecto.

Por último, la tercera línea tiene que ver con el riego, ya que bajo cubiertas plásticas podría existir una reducción de entre un 15 a un 20% de las cantidades de agua a aplicar por temporada. Sin embargo, los fenómenos de adelantamiento del crecimiento e incremento del follaje, puede que produzcan un desfase en los consumos de agua. El objetivo de esta línea es determinar si efectivamente esa economía se produce o si empieza a generarse un consumo más anticipado de agua bajo cubierta, pero más bajo, agrega el investigador INIA.

Ir al artículo completo →


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...