6.9.17

Chile necesita emisores de feromonas para Lobesia con una actividad mayor que en Europa

Entrevista al Ing. Carlos Barriga, Asoex, por Red Agrícola


Polilla del raciomo. Imagen de VitiViniCultura
El Ing. Carlos Barriga, de ASOEX, entrevistado por el portal chileno Red Agrícola, analiza la lucha contra Lobesia botrana, polilla de la viña, que condiciona el comercio tanto de la uva de mesa, como para vino. En el caso de las exportaciones, Estados Unidos exige el tratamiento de arándano y de uva de mesa con bromuro de metilo, producto que además de efectos invernadero (de hecho está prohibido en Europa), "conlleva una fuerte reducción de la calidad y de la vida poscosecha".

A lo largo de la entrevista se analizan lo que ha significado la presencia de Lobesia en Chile, con unos costos de control que superan los 120 millones de dólares, y los desafíos que ha significado y significa para Chile hacer frente al control de esa plaga.

A lo largo de la entrevista se analizan los factores involucrados en el control; uno de los desafíos es la acción en sectores urbanos, que actúan como reservorio desde donde la polilla reinfesta los huertos.


Las feromonas son una de las herramientas importantes en esta lucha, y en este sentido el entrevistado destaca la diferente fenología de la plaga en Chile. Dado que las trampas que se utilizan provienen mayoritariamente de Europa, donde el ciclo es más corto, hace un llamamiento a los fabricantes a ofrecer duraciones adaptadas a las necesidades de su país:

“Los emisores duran activos unos 150 a 180 días porque están hechos para Europa, afirma Barriga, una condición climática diferente a la nuestra, donde por lo común la plaga tiene solo dos generaciones. Si se instalan el 15 de septiembre (la fecha máxima prevista para este año), ya su acción va a comenzar a declinar desde mediados de febrero y el 15 de marzo el emisor estaría con una operación muy deficiente.

Hoy la mayor demanda mundial de ECS se encuentra en Chile, agrega, y por lo tanto los fabricantes debieran hacer un desarrollo para que operen mucho más allá (210 a 240 días). Así cubrirían toda la cosecha de vides, de forma que nuestro país “no quede con una fase sin control con feromonas entre mediados de marzo y primeros días de mayo. Además, las fechas de aplicación con químicos están dadas hasta los primeros días de marzo, por lo tanto también queda un espacio posterior desprotegido, con una gran cantidad de polilla porque los niveles de población del tercer vuelo en Chile son muy altos”. Las opciones de manejo disponibles hoy son el uso de feromonas asperjables –que debiera ser más barato que duplicar el número de emisores– y la manutención del parrón protegido con productos fitosanitarios.”


Informaciones relacionadas
Artículo completo: "los próximos pasos contra Lobesia botrana"
Qué es la Lobestia botrana, o la polilla del racimo de uva
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...