17.8.18

Los productores europeos de hortalizas en invernadero se preguntan ¿cómo estar al día?

Unos pocos grandes actores de invernaderos europeos, probablemente con la ayuda de inversores, se consolidarán aún más siendo empresas, con grandes marcas. Esta es una visión del porvenir desde el Rabobank holandés


¿Qué ocurrirá con la aparición de nuevas estructuras empresariales en la hortofruticultura comestible europea?


OPINION. Una organización fuerte es fundamental para adaptarse a la evolución de la cadena de suministro y a los hábitos de los compradores de alimentos y hacer frente a la competencia. La horticultura europea de invernaderos es extremadamente diversa, está formada  por más de 100.000 pequeñas empresas, principalmente de propiedad familiar.

Para las empresas individuales, es difícil influir en los factores clave de la distribución de alimentos, también es difícil controlar la extensión de las plantaciones, los efectos de la climatología en "mi región", y los costes de salarios o la energía. No obstante, los productores no tienen porque "esperar y observar", opinaba Cindy Van Rijswick, el año pasado en las páginas de Eurofruit. Los productores hortícolas modernos en un futuro próximo podrán cambiar sus modelos de empresas y relacionarse de nuevas maneras con la cadena de valor alimentaria.


Los cambios no serán rápidos, Se espera que la estructura del futuro sector de invernaderos siga siendo diversa; y, aparecerán grandes agrupaciones, a las estructuras de organizaciones de productores actuales, a las OP, le siguen las asociaciones de organizaciones de productores AOP, y otras figuras jurídicas con la participación de empresas de capital.

Es imparable  la aparición de "nuevos productores integrados" en marcas. La escala, ya sea organizada dentro de una empresa o colectivamente entre varias organizaciones de productores, es la concentración de organizaciones de productores, el tamaño empresarial de una OP, organización de productores, tiene sentido, según la consultora del Rabobank,  por éstas razones:
- lo mejor es cultivar según la demanda del mercado. Hay que estar bien integrado con el suministro a las tiendas
- agregar valor a las frutas y verduras crea más oportunidades: tipos de envasados, diversidad en tipos de fruto, presentaciones y calidad ...
- toma de decisiones basadas en datos de los distribuidores minoristas o estudios de tendencias
- acceso a la selección de empleados y al conocimiento profesional para implementar nuevas tecnologías, ensayos de campo y de mercado de las nuevas variedades, invertir en producción sostenible (medio ambiente, seguridad alimentaria, etc.)
- análisis y realización de plan financiero estable y diversificar los riesgos
- el porvenir de la estructura empresarial y defensa de la  competencia destructiva

El modelo mayoritario de distribución de frutas y verduras en Europa tiene como principal protagonista a los supermercados

Para estos fines el Rabobank ve tres estructuras empresariales para las organizaciones de productores hortofrutícolas para relacionarse de forma eficaz en las cadenas de suministro de alimentos dominantes:

1. El colectivo de los productores estará gobernado por profesionales
Esta estructura de empresa es la de un grupo de productores, las OP, que hacen uso de la planificación de producción conjunta y la gobernanza profesional, por tanto, no necesariamente los productores están involucrados en la gestión de gerencia de la compañía. La propiedad de la tierra y los edificios siguen perteneciendo a los productores, pero el negocio se ejecuta en conjunto, en una entidad jurídica ambiciosa, con un compromiso de modelo o visión de negocio definido.

Mediante el uso de una planificación de producción y comercialización centralizados, los productores pueden ajustar la capacidad de producción con la demanda esperada. En esta estructura, los productores no pueden expandir la producción si el colectivo no prevé ninguna demanda para ella.

Este formato de OP, es un colectivo de productores lo suficientemente importante como para suministrar una gama atractiva de hortalizas de invernadero durante todo el año directamente (o a través de un distribuidor o proveedor de servicios logísticos) a clientes minoristas y de servicios de alimentos.

Las principales diferencias con la mayoría de las cooperativas actuales incluyen una gobernanza más profesional, un mayor grado de confianza mutua para compartir la capacidad de producción, una planificación de la producción impulsada por la demanda y una interacción más estrecha con los clientes finales, minoristas y de servicios alimenticios.

En la próxima década, Rabobank ve tres estructuras empresariales y de cadena de suministro dominantes que evolucionan en la producción de hortalizas de invernadero

2. El productor de invernadero corporativo
La empresa de invernaderos corporativa aún no existe en Europa. Un ejemplo norteamericano es Sunset, de la Mastronardi Produce.

Unos pocos grandes actores de invernaderos europeos, probablemente con la ayuda de inversores, se consolidarán aún más siendo empresas, con grandes marcas. Esta es una visión del porvenir desde el Rabobank holandés.

Desde una visión holandesa, la del Rabobank, los productores corporativos combinarán diferentes fuentes de productos para abastecer una amplia gama de las principales hortalizas de invernadero -o un vegetal específico- durante todo el año, desde su propia producción local, en el extranjero, productores contratados e importaciones.

La propiedad, la sociedad, de una gran empresa de invernaderos tiene uno o varios accionistas, como las familias que iniciaron el negocio, los inversores y/o los empleados clave.

Para los colectivos de productores de éxito, también es una opción convertir el negocio conjunto en una sola empresa y convertirse en accionistas de una empresa de invernaderos.

3. El increíble especialista de productos
Los especialistas de productos son productores, tanto pequeños como grandes, que tienen éxito con un producto único o premium. Estos pueden ser vegetales orgánicos o productos -mono productos-de nicho como chiles, berenjenas de colores raros, berros, hierbas frescas de primera calidad o plantas aromáticas como la vainilla.

Estos tipos de alimentos "de especialista" continúan siendo suministrados a través de varias cadenas de suministro, a través de cooperativas, en cooperación con empresas de invernaderos, en línea directa al consumidor o a través de canales tradicionales de venta al por mayor.

¿Qué ocurrirá con la aparición de nuevas estructuras empresariales en la hortofruticultura comestible europea?

En mi opinión, de continuar con un escenario europeo como el actual con la gran distribución bien organizada y concentrada de alimentos, las cadenas de supermercados continuarán en posiciones de ventaja competitiva con relación a los "productores" hortofrutícolas. El cambio será que influirán aún más en las iniciativas de los productores.

Sí, tiene razón Cindy Van Rijswick, cuando dice que los productores no tienen porque "esperar y observar", también podrían tomar "sus propias iniciativas". En mi caso, me refiero a los productores hortofrutícolas europeos situados en el Mediterráneo. El mercado europeo de consumidores de frutas y verduras es inmenso, quizás el mayor del mundo, de cerca de 500 millones de personas.

El consumo de frutas y hortalizas por persona y año podría crecer, y lo mejor sería empujarlo: para ello los productores de estos alimentos o sus marcas harían bien en ser tan buenos vendedores como lo son la gente de las pizzas, los chocolates, las industrias lácteas, las bebidas azucaradas, o las tiendas de panadería (un vendedor de hornos, me dice con frecuencia, dame un enchufe y te pongo un negocio de panadería).

Por un lado, creo que las estructuras empresariales de las OP hortofrutícolas mediterráneas podrían reinventar sus modelos comerciales de distribuir frutas y hortalizas en todas partes, añadiendo otras ideas a los casos de éxito actuales entre organización de productores - organización de distribuidores (modelo grandes corporaciones de supermercados). Los españoles son los mayores proveedores de aceite de oliva, vino, frutas y verduras; a graneles -como commodity- de las tiendas organizadas europeas)

En el gran mercado europeo de la distribución de alimentos ocurren grandes cambios, como la tendencia hacia etiquetas de calidad exclusivas, los consumidores prefieren alimentos frescos y locales, o, los mínimamente transformados por marcas locales de su confianza, la venta on-line está aquí, y en las ciudades se preocupan por la contaminación y la huella de carbono, por ello, crece la economía colaborativa en el taxi, o en alquiler de vehículos, ... la paquetería salta a otra dimensión en las compras de alimentos.

Según todos los estudios de tendencias en el consumo de alimentos, las preferencias para el porvenir son más vegetal y menos carne.

Por otro lado, también podemos creer en ciertos análisis estratégicos en dónde se acepta como conveniente para el porvenir de los europeos un mayor protagonismo político, financiero, de mejor democratización del conocimiento y de progreso social para el espacio euromediterráneo.

Los países mediterráneos, no somo competencia, sino que podemos reinventarnos una coopetencia positiva, pues somos la vez productores y grandes consumidores de frutas y hortalizas, además de  alimentos procesados incluídos en la dieta mediterránea (aceite de oliva virgen, frutos secos, miel, bebidas naturales ...)

En el portal Poscosecha.com son numerosas y contínuas las informaciones que hacen referencia a conocimientos, tecnologías y modelos de negocios basados en los mínimos procesados hortofrutícolas. (IV a VI Gamas)

Creo que actualmente hay más opciones que las 3 estructuras empresariales tan bien descritas por Cindy Van Rijswick. Cabe otra visión financiera de las actividades económicas de la hortofruticultura mediterránea actual para mirar hacia modelos innovadores de distribución de alimentos y del consumo en el foodservice (hostelería, consumo fuera del hogar ... ). Los consumidores de cada país son como son; pero también son infieles. En sus hábitos de compra y de consumo alimentarios están dispuestos a cambiar.

Estoy seguro que aparecerán oportunidades con nuevos modelos de industrias alimentarias, plataformas de distribución especializadas en etiquetas temáticas, y nuevos formatos de tiendas para consumir alimentos, -tiendas de calidad y especializados en frutas y hortalizas y/o de preferencia hacia las etiquetas de calidad en alimentos mediterráneos- en un gran número de ciudades europeas.

Los mayores casos de éxitos empresariales se estudian en las escuelas de negocios como Harvard,  ESADE o EADA y allí les cuentan a los estudiantes -a los que van a las clases de los másters- sobre cómo fueron y son las iniciativas y las actividades del Grupo Guissona, o las de Inditex y Mercadona, Lidl, Starbucks, KFK, Amazon, Netflix, Uber ... otras iniciativas algo distintas como Impossible Foods, Grupo Guzmán gastronomía-Bidcorp, Casa Tarradelles,  Bondwelle, Vicens de Torrons Agramunt; BorgesDomino's, Chef'D, Ripple Foods, ... o la misma Huercasa, ...

En el caso del Mediterráneo español, las universidades y grupos financieros situados, por ejemplo en la mayores regiones hortofrutícolas europeas como Andalucía y Murcia, ¿podrán ser semilleros de innovaciones en los modelos empresariales y de actuación comercial entre los productores hortofrutícolas del futuro? ¿España, Grecia, Italia pueden liderar la influencia política y financiera europea y promocionar el progreso económico en el espacio euromediterráneo; más allá de la actual visión de Bruselas?

¿Hay soluciones para las infraestructuras logísticas y para la malnutrición de millones de personas en muchos países de la ribera del Mediterráneo o del Norte de África? Estos son retos para las actividades económicas y de desarrollo relacionadas con la horticultura (frutas, verduras, olivos, frutos secos, ...)?

La modernización de las tecnologías de producción y la preservación de la calidad a la poscosecha de alimentos como estrategias de una hortofruticultura intensiva para el comercio y consumo local en el conjunto de los países de la costa mediterránea -en la ribera africana principalmente- ¿contribuiría al desarrollo económico y social del espacio euromediterráneo?


N. del E.
Esta "opinión" está recopilada de informaciones publicadas en Eurofruit por Cindy Rijswick, en el artículo "How to stay ahead of the veg pack". Los resultados de sus estudios realizados para el Rabobank me han servido para crear una reflexión imaginativa para otras visiones en la moderna horticultura mediterránea

Informaciones relacionadas
¿La UE tiene ambición agrícola en la economía global? y ¿en el espacio euromediterráneo?
En Medfel debaten sobre la geopolítica de las regiones euromediterráneas
Mayo, 2012
El debate euromediterráneo. Cadenas de valor hortícolas en países mediterráneos (II)
Enero, 2013
Cadenas de valor internacionales hortícolas: El ámbito mediterráneo (I)
Enero 2013
Posible nuevos formatos en tiendas de frutas y verduras  Febrero, 2011
Los diez países mediterráneos que componen el “diálogo 5+5” tienen entre ellos un comercio superior a 90.000 millones de euros. ¡ Hace falta una estrategia Mediterránea !
Mayo 2014
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...